Textos Estoicos: ¿De donde salieron? [DIA 38]

Es curioso observar como leer acerca del estoicismo, no es literalmente leer acerca del estoicismo. Me explico: La mayor parte de los textos estoicos son recomposiciones de citas de otras personas, y lo poco original que hay, ya es lo suficientemente ecléctico y heterodoxo, para a veces ser considerado estoicismo; todo dado que pasaron varias generaciones desde la doctrina original, antes llegar a ese nivel de destilación.

Como vengo comentando a veces, existen ciertos elementos que me resultan totalmente incongruentes y parece que no encuentro respuesta para desvelar esa incongruencia. ¿Es posible que simplemente no la haya? Hoy quiero escribir sobre las diversas fuentes que dieron lugar y estan dando lugar a la bibliografia que disponemos en la actualidad.

La cita Estoica del día

Si es que alguno ha delinquido, ahí está su mal. Pero tal vez no delinquió.- Marco Aurelio, Meditaciones, Libro IX-38

Hoy me toco esta cita, pero ayer justamente empece leyendo esta otra cita:

Parando mientes en cada una de tus acciones particulares, pregúntate a ti mismo si la muerte te sería muy sensible porque te privaste de ejecutarla. – Marco Aurelio, Meditaciones, Libro X-29

¿Que significaba esto? Decidí aventurarme a buscar otra y dejarla pendiente.

¿Por qué? No porque realmente no lo entendiera del todo, sino porque me encontraba ante una pésima traducción. A veces parece como que ciertas traducciones contemporáneas, facilitan la comprensión del texto y otras veces, dificultado entorpecen su interpretación. Diría en gran medida, que una de las peculiaridades de este texto, es que no es necesario, sino fundamental, contar con 2 o 3 traducciones del mismo texto por diferentes autores para sacar algo en claro. No veo un disparate tener 2 o 3 libros de Meditaciones por diferentes autores del texto estoico; estoy observando que estas traducciones tan confusas, se repiten de manera repetitiva.

En este caso en la versión inglesa de Martin Hammond de la primera cita dice así:

If he did wrong, the harm is to himself. But perhaps he did not do wrong. – Marcus Aurelius, Meditations, Book IX-38

La traducción literal sería: «Si hizo algo malo, el daño es para si mismo. Pero quizá no hizo nada malo.». Como se puede observar, ahora se entiende mucho más claro, a lo que hace referencia; al contrario de la pobre traducción de ese apartado de Miquel Dolç.

Hablando sobre ello: Tiene mucho sentido dentro de la disciplina estoica; si ha hecho algo malo a ti no debe afectarte a nivel emocional; lo que no quiere decir que pueda afectar a tu virtud por tanto debas ejecutar una acción virtuosa. Por ejemplo: Si alguien pega a otra persona, aunque puedas salir a socorrer a dicha persona, no implica que esto deba implicarte a nivel emocional. Según el estoicismo, no debería implicarte a nivel emocional ni siquiera cuando el pegado, sea tu hijo. Esto no quita que debas tomar las medidas para que esto no ocurra de nuevo, pero que el dolor, o peor aún la ira, no deben ser un síntoma de tu pasión ni aun bajo estas circunstancias. Si tu ira se rebela en esta situación puede implicar que tienes un bajo nivel de Templanza que has de trabajar. Es más fácil como siempre, decirlo que hacerlo. Pero en esto consisten las Meditaciones. Ir trabajando en ello para alcanzar el nivel de «Sabio estoico» al cual una situación de esta indole, no le revelaría su pasión desenfrenada.

Recordando: Tanto si ha hecho algo malo, como si no; como sugiere Marco Aurelio al final, no esta bajo tu control. Pero tu reacción pasional si que lo esta. Hay que tenerlo presente.

Experiencia del Día

¿Cómo es posible, que día tras día, suceda en un pobre desempeño, y una falta de voluntad en algunos aspectos fundamentales, medite acerca de ello, pero siga repitiéndose la misma conducta poco reveladora? En gran medida estoy empezando a tener claro que la meditación estoica, es sin duda, una herramienta muy pobre dentro del set de prácticas del estoicismo.

Si no es posible reflejar en una práctica real algo, el recital de palabras mentales sirve cuanto más, para poco. ¿De que sirve intentar hacer acopio de voluntad mental de levantarse 1 hora antes por la mañana, si luego sistemáticamente día tras día, no encuentro esa voluntad para levantarme esa hora más temprano, para poder adelantar la práctica como procede?

Temática del Día: ¿Como han llegado los textos estoicos hasta el día de hoy?

Según comentaba unos días atrás, de los textos estoicos que escribieron los fundadores del Estoicismo, muy prolíficos algunos no se conserva prácticamente nada, por no decir absolutamente nada. Al parecer si que se han encontrado algunos manuscritos en Herculano, que hacen referencia a Crisipo, más concretamente en la Villa de los Papiros, además a los cuales se hacen referencia en el Stoicorum Veterum Fragmenta.

Los autores de textos estoicos más afines o neutrales.

Por lo demás todo son referencias y citas de otros autores, a la postre de los mismos. En primer lugar, el más antiguo, unos años antes de Cristo, tenemos a Cicerón que hemos mencionado varias veces. La inclinación filosófica de Cicerón fue en la filosofía académica, y al igual que Posidonio, pese a que simpatizaba con la doctrina de Aristóteles ámpliamente, el Estoicismo fue de su gran agrado especialmente la parte Ética (que tenía ciertas semejanzas). En definitiva, Cicerón fue quizá de los pocos que vio el Estoicismo como algo positivo, por eso se retienen y se aprecian sus obras y referencias al Estoicismo, como una de las fidedignas al contenido original. Tanto en las Disputaciones Tusculanas como en De finibus bonorum et malorum (Del Supremo Bien y el Supremo Mal).

Por otro lado tenemos a los historiadores Diogenes Laercio y Estobeo (Ioannes Stobaeus), los cuales he mencionado ya incontables veces. Sus referencias son consideradas imparciales por ser historiadores y no filósofos de profesión, y tampoco se sabe mucho acerca de sus vidas. Diogenes se estima que pudo ser Epicúreo, mientras que Estobeo estaba considerado simplemente dentro del apartado de los «paganos» en los siglos que el Cristianismo estaba floreciendo en el Imperio Romano. Quizá estos tres, son las fuentes más completas del Estoicismo no-original (sin contar con Arriano y a Simplicio en lo que se refiere a Epicteto).

Los autores de textos estoicos hostiles

A partir de aquí y como puede verse en el Stoicorum Veterum Fragmenta, los fragmentos de los respectivos autores originales, vienen citados a traves de ciertos escritores que resultaron tremendamente hostiles ante el Estoicismo tales como Galeno; principalmente atacando el hecho monístico del alma y de la psique que planteaba Crisipo. Hay que reconocer que fue de los que menos se equivocó en sus críticas (reconociendo el conocimiento presente), y más aprecio la «reforma» de la doctrina por parte de Posidonio. Sexto Empírico, que profesaba un tipo de escepticismo llamado Pirronismo de Pirrón de Elis, de índole un poco más moderada. Finalmente y sin duda de los más hostiles al margen de la vertiente cristiana: Plutarco.

Plutarco escribió dos apartados importantes hablando exclusivamente del estoicismo: «Contra las concepciones Estoicas» (De Communibus Notitiis Adversus Stoicos) y Contradicciones Estoicas (De Stoicorum Repugnantiis). Evidentemente no se puede saber la fidelidad de estos autores, salvo cuando se encuentran pasajes que se repiten continuamente entre todos, lo que parece que da un poco más de veracidad; contando con que no fueran citas sacadas de textos estoicos de unos y otros.

¿Por qué se perdieron los textos Estoicos originales?

Esta es una muy interesante cuestión. Al parecer John Sellars sugiere una hipótesis que yo personalmente no comparto al 100%.

En la época en la que Epicteto enseñaba a sus alumnos hizo un especial hincapié en un asunto. La palabra es fútil, lo importante son las acciones. Nótese que cuando Epicteto enseñaba estaba exiliado en una isla y muy probablemente los textos estoicos permanecieran en librerías y residencias de todo tipo de personajes de la sociedad Romana.

Sin embargo, Sellars opina, que haber incidido tanto en este hecho, hizo que sus alumnos se despreocuparan totalmente del mantenimiento y conservación de las obras del pasado. Sugiere que en dos generaciones todas las obras ya estarían completamente desechadas y perdidas.

Tiene sentido que algo así ocurriera en gran medida. Pero, pienso que primero, no fue Epicteto el único «maestro» estoico de la fecha. Emperadores de la dinastía de Marco Aurelio proclamaron una serie de privilegios a filósofos en Roma a posteriori de la expulsión de Epicteto; como es el caso de las Cathedras filosóficas, con lo cual la doctrina se siguió preservando más adelante al margen de lo planteado por Epicteto y dudo que las obras y textos estoicos se dejaran de preservar por la élite al menos, durante estos tiempos

Mi hipótesis basada en la información que dispongo es la siguiente: Tras la muerte de Marco Aurelio, el respeto a los filósofos se fue perdiendo paulatinamente, hasta el punto de incluso, volverse completamente hostil. Varios emperadores expulsaron a los filósofos del momento hasta la unión con el Cristianismo. Desde ese momento y sin presencia en el imperio, la verdadera decadencia de los libros estoicos empezó. Los autores cristianos siempre se caracterizaron por readaptar obras y luego desecharlas una vez re-adaptadas. Sabios mecanismos de censura que fueron aplicándose sistemáticamente durante más de 1 milenio. Puede verse en citas de los cristianos muy característicos la más plena hostilidad, pese a que muchos atribuyeran el éxito de las supuestas cartas de Seneca con Pablo como parte del lanzamiento del estoicismo a través de la religión católica. Bajo mi punto de vista, se hizo un lavado de cara por completo y se adjudicaron progresivamente de manera ecléctica todos los principios fundamentales. A partir de ahí el estoicismo como filosofía no predominante (en comparación al Escepticismo o al Platonismo) acabo desapareciendo en alma (sin presencia de seguidores por el miedo la expulsión) y en cuerpo (sin obras remanentes). Evidentemente esto pudo no ser así y la explicación de Sellars mucho más convincente. Queda abierto el debate en ese sentido.

Quizá en el futuro se sigan encontrando restos, como los que se encontraron la Villa de los Papiros, y es mucho más probable que encuentren algo por islas remotas de Grecia que en la misma Roma y alrededores. O quizá este bien tener lo que hay, para una adaptación evolutiva con el contenido a nuestros tiempos. Sobre todo en la parte física, hay temas que deben ser revisados gracias a las hipótesis y descubrimientos más recientes, y es necesario filosofar en la parte física sobre nuevos enigmas de esta humanidad presente.

Un comentario en “Textos Estoicos: ¿De donde salieron? [DIA 38]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debe realizar el rompecabezas siguiente. Simplemente coloque las fichas con el raton en su sitio, no hace falta que encaje perfecto y al terminar pulsa en el botón para Confirmar