Nueva aproximación de la Escuela Cínica a la vida moderna

Si tenemos la oportunidad de leer varios de los principios de la Escuela Cínica en los diversos fragmentos sueltos que se encuentran repartidos en una literatura disponible muy dispar, posiblemente muchos nos habremos dado cuenta, que la distancia hoy en día para atisbar tal grado de rectitud del alma es demasiado exigente y si cabe, completamente imposible de alcanzar.

Breve análisis del contexto y la vida moderna

Son muchos los inconvenientes hoy en día, que alejan a la Escuela Cínica de un enfoque moderno.

Por citar algunos, tenemos el avance de la ciencia y la medicina que han dado lugar a ciertos descubrimientos que hacen insostenibles algunas de las ideas preconcebidas hace dos mil años. Por otro lado, tenemos las hiperpobladas metrópolis y la superpoblación mundial en general, que posiblemente se ha multiplicado en varios miles, si no, decenas de miles, la población que existía ataño, en los orígenes de las filosofías helenísticas.

Además, parece que la forma de comunicación ha cambiado. El sitio donde se subían los oradores Cínicos e increpaban al público parece que ya no está tan definido como ataño, nuevas formas de comunicación como Internet abren nuevos paradigmas. Como ya predecían muchos filósofos de medio siglo atrás, la industrialización ya ha sido definitivamente asentada, para dar lugar a una nueva era tecnológica, en el que la industria es un mero engranaje más dentro una extensiva maquinaria.

Las leyes normativas y morales se han robustecido y complejizado, y la aplicación de las mismas se ha vuelto mucho más eficiente, y parece que van tendiendo hacia la ficción que vimos en películas como Minority Report. A día de hoy, un Diógenes de Sinope o un Crates de Tebas junto a su querida Hiparquia, ya estarían en el calabozo sin lugar a dudas, en el supuesto caso que hubieran seguido optando por masturbarse o fornicar en el centro de una popular Ágora actual como la plaza Callao en Madrid.

Sus actos de rebeldía contra el Vicio también les hubieran llevado al presidio, siendo catalogados bajo el normativista lema de «incitación al odio» que cada día mas se recrudece.

Y pese a que la faceta más Cínica de Epicteto sugería que se puede estar en cualquier parte y ser feliz, la Virtud de la «anaideia» (desvergüenza) Cínica parece incompatible con el nuevo status quo sin consecuencias severas (acabar aislado de la sociedad a la que se pretende aportar la luz de la Virtud, preso en el rincón de una celda).

Aunque en aquel entonces, muchos de los Cínicos eran condenados a la muerte por una ley mucho más severa, al mismo tiempo, su aplicación era mucho más improbable, dado que era muy poco eficiente y generalmente actuaba en exclusiva sobre aquellos que podían atentar contra el poder (como fue caso de Sócrates). Los Cínicos casi nunca supusieron una amenaza al poder, y salvo casos puntuales, eran más comunes otras «penas» como el exilio, tal como ocurrió con Epicteto que acabó en Nicópolis. Por ende, muchos, aunque no todos, resultaron indemnes, e incluso algunos, como Onesícrito, resultaron de agrado a los Emperadores más atraídos por la filosofía (que adquirió una forma de diplomático en las incursiones de Alejandro Magno en el lejano Oriente).

Las virtudes de la Escuela Cínica

Pese a estas inconveniencias, hay que destacar que la Escuela Cínica, no era solo una cuestión de enarbolecimiento de la desvergüenza. De hecho, yo personalmente dudo, que el concepto de anaideia se quedase solo en el mero hecho de ofender al prójimo como la mayoría parece haber presupuesto (de ahí que se acuñara el concepto cínico que ya todos conocemos, y que en la RAE se define como «Dicho de una persona: Que actúa con falsedad o desvergüenza descaradas.«).

En el fondo, hay un principio que se repite de manera hegemónica en el Cinismo, y consiste esencialmente en el repudio sistemático a la cultura.

Hay que entender que la cultura como tal no es algo repudiable, dado que es un mero síntoma común de la unión de dos individuos. Pero para los Cínicos, la cultura simbolizaba al superior, generalmente, una forma elaborada de enaltecer y blindar el Poder. Por tanto, en el fondo, la anaideia debería ser adaptable a cualquier tiempo que corra, siempre buscando el mismo fin: la corrupción y destrucción de cualquier símbolo del poder. Esto puede verse en una de las anécdotas de Diógenes de Sinope más famosas, en la que se propuso desfigurar la moneda como símbolo de anaideia (Diogenes Laercio, 6.20)

Además no debemos olvidar, que existen otras grandes virtudes que vieron su origen en la Escuela Cínica: La famosa adiaphoria (indiferencia), que sin duda, asentó las bases de la (inútil) indiferencia Estoica (en un intento de hacer una fusión extraña entre la Virtud Platónica y la indiferencia Cínica) y los principios de ponos (esfuerzo) y askesis, (ascetismo) para alcanzar la máxima autárkeia (independencia).

Accediendo al Cinismo desde una visión moderna: el proyecto NeoCinismo

Dicho esto, creo que hay mucho contenido por aprender y asimilar de la Escuela Cínica, que no podemos encontrar exclusivamente en los textos Estoicos. Hasta la fecha, he intentado mantener recto este blog con un enfoque eminentemente Estoico, pese a que como puede observarse en las últimas entradas, se han dado algunas incursiones del Cinismo. Con esta temática del blog autoimpuesta, no tengo suficiente flexibilidad como para poder expandir el conocimiento sin salirme del cuenco. Y creo que está bien que así sea, para tener los huevos de cada filosofía en su cesta correspondiente sin acabar en incurriendo en eclecticismos innecesarios.

Por eso, se me ocurrió la idea, siguiendo la misma saga de «ESTOI.CO» de crear un nuevo blog tratando específicamente sobre la Escuela Cínica, que pudiera ser parecido a este: algo así como «CINI.CO» hubiera estado bien. Pero como es obvio, este dominio ya estaba cogido, así que pensando un poco más, decidí darle una vuelta de tuerca y llamarlo NeoCinismo (neocinismo.com). Al mismo tiempo, dado que la información en inglés también es muy escasa, algo que en el Estoicismo no ocurre, también me resultó interesante, tener la oportunidad de traducir alguno de los textos en la versión inglesa y homónima NeoCynicism (neocynicism.com) que es un mero reflejo de la anterior.

Además, contando que el tiempo es limitado, y que en estos momentos me encuentro inmerso a nivel filosófico exclusivamente en esta materia, he decidido abandonar el proyecto OpenStoic, y he preferido fusionarlo con el nuevo proyecto del NeoCinismo para poder afrontar las dos propuestas al mismo tiempo sin tener que invertir en formalidades, más tiempo de lo necesario. El nuevo proyecto documental, mantendrá los mismos principios, incorporando tanto, textos Estoicos como textos Cínicos a partes iguales.

¿En que consiste este nuevo proyecto de documentación?

La única diferencia entre OpenStoic y NeoCinismo, es que el proyecto ya no va a ser «tan» abierto a ediciones. OpenStoic estaba basado en un sistema tipo Wiki (como la Wikipedia) en el que, en teoría, cualquier usuario tendría permiso de registrarse y solicitar la posibilidad de editar y ampliar los textos.

A decir verdad, en el tiempo que ha permanecido abierto y público en los diferentes grupos de Facebook y Twitter de Estoicismo, no ha recibido ni una sola colaboración. Por lo tanto, al haberse convertido en un proyecto totalmente unilateral en el que las colaboraciones solo vienen de mi parte de momento, al meterlo en esta nueva plataforma, las ediciones públicas quedan limitadas. Las colaboraciones y sugerencias de diferente índole, ya no estarán tan abiertas, como para permitir «ediciones desatendidas» por mi parte, pero seguirá existiendo la posibilidad por otros medios para aquel que pueda llegar a mostrar interés.

Por otro lado, tiene la ventaja, que es mucho más fácil de editar para mí. El sistema tipo Wiki, era un poco complejo y pesado de mantener, mientras que el nuevo sistema más liviano me facilita mucho las tareas. Así que en muy poco tiempo, estoy siendo capaz de casi duplicar el trabajo hecho en todo un año con la versión anterior.

Así que «oficialmente», desde el día de hoy, 12 de diciembre de 2019, todos los contenidos generados por OpenStoic.com pertenecen a NeoCinismo.com y la web OpenStoic deja de estar operativa.

Dándole un Nuevo enfoque a la Escuela Cínica

Finalmente, como parte del proyecto, también me gustaría ver si cabe la posibilidad de aportar un nuevo enfoque a la filosofía Cínica, con esas «limitaciones» del mundo moderno al que todos nos enfrentamos y que comentaba al inicio de este texto. Como ya he manifestado en más de una ocasión en este blog, la filosofía Estoica, para mí, posee una serie de lagunas, que solo es posible resolver, abrazando un enfoque muy espiritual y metafísico.

Las versiones diluidas del Estoicismo Moderno, solo son basura de tipo «auto-ayuda» que a nivel espiritual solo suponen «pan para hoy, hambre para mañana«. Fruto de un excesivo eclecticismo, en el que igual, un día están aplicando una práctica Epicúrea tal como el ayuno, como que al día siguiente están completamente enarbolados tratando de defender el Ecosistema o el Cambio Climático en un enaltecimiento de la Virtud de la Justicia. Tal y como decía Epicteto en sus Discursos, la misma historia vuelve a repetirse hoy en día:

Mostradme un estoico, si tenéis alguno. ¿Dónde o cómo? Pero que digan las frasecitas estoicas, millares. ¿Y es que esos mismos dicen peor las epicúreas? Y las peripatéticas, ¿no se las saben igualmente de memoria? Entonces, ¿quién es estoico? Igual que llamamos estatua fidíaca a la modelada según el arte de Fidias, así también mostradme uno modelado según las doctrinas de que habla. Mostradme uno enfermo y contento, en peligro y contento, muriendo y contento, exiliado y contento, desprestigiado y contento. Mostrádmelo. Por los dioses, deseo ver un estoico. Pero no podéis mostrarme a nadie modelado así. Mostradme, al menos, uno que se esté modelando, uno con inclinación a ello. Hacedme el favor. ¡No privéis a un anciano de ver un espectáculo que hasta ahora no vio!.

– Epicteto, Disertaciones por Arriano, Libro II.19.21-25

Todo parecido del Estoicismo Moderno con el Estoicismo original de Zenón, es pura coincidencia. Por eso, creo que es de necesidad, para poner las cosas en orden, dar un paso atrás y volver a los principios «proto-Estoicos» a los que Zenón se debatió antes de acabar concluyendo, que el camino pasaba por una propuesta más mística como la del Estoicismo del hegemonikon (la capacidad rectora) y de la ekpyrosis (conflagración Universal), dando como un conjunto el famoso «Logos Universal» que verdaderamente define a la filosofía Estoica y que resulta tan extremadamente poco atractiva al iniciado.

Si verdaderamente quisieramos, dejar a un lado estos principios místicos de manera verdaderamente auténtica, podríamos dar un paso hacia el Peripatetismo, al Epicureanismo o hacia esa fusión tan estrambótica de ambos (también conocida como «Estoicismo Moderno«).

Pero, ¿qué fue de esos principios originales que fundaron el Estoicismo? ¿Podrían tener cabida como una versión alternativa a lo que ya conocemos hoy en día?
¿Y cuál puede ser esa versión alternativa? Parece que la Escuela Cínica tenía algunas respuestas. Veremos a donde nos llevan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debe realizar el rompecabezas siguiente. Simplemente coloque las fichas con el raton en su sitio, no hace falta que encaje perfecto y al terminar pulsa en el botón para Confirmar