¿Qué es vivir conforme a la naturaleza?

No es la primera vez que saco esta cuestión a la palestra, pero lo cierto es que esta semana, mientas andaba pensando sobre la importancia del Determinismo y lo relativo al Logos (universal) y la importancia que esto tiene para los Estoicos, empecé a cuestionarme porqué se hacía tanto hincapié en el concepto de «vivir conforme a la naturaleza» y el relativo sentido que hasta la fecha, estas palabras tenían para mi.

Quizá para muchos, esto que voy a comentar ahora resulte evidente, pero curiosamente, no me había dado cuenta de esta conclusión hasta hace apenas unos días.

La cuestión es que siempre me llamó la atención, que el concepto de «vivir conforme a la naturaleza» fue algo existente en todas las escuelas filosóficas helenísticas, sin excepción, y además hicieron especial hincapié en definir. Lo más interesante es que no hubo dos escuelas que aportaran la misma definición.

¿El motivo de las diferencias entre escuelas y vivir conforme a la naturaleza?

El principal motivo es que esta frase, en el fondo, encubre un dilema más significativo: El sentido de la vida. Y esto es precisamente lo que caí en cuenta esta semana. Cuando una filosofía venía diciendo:

Si vives conforme a la naturaleza serás feliz

Lo que en el fondo estaba diciendo era:

Si cumples con nuestro sentido de la vida, serás feliz.

Visto así, la «inocencia» que yo percibía en esta terminología no tenía (ni tiene), ni una pizca de inocencia.

Y es por ello, por lo que traigo de vuelta el tema del Determinismo y el Logos Universal estoico. Vivir conforme a la naturaleza humana (la parte de Logos Universal que nos corresponde), deja entrever, que existe un Logos Universal, que da sentido a la existencia.

He ahí la importancia que tiene para el sistema Estoico, su sistema de creencias y valores y lo que circunspecta. No hay cabida en un estoicismo sin un Determinismo y sin un Logos Universal. Porque en el fondo, esto es el pilar primario y fundamental que da sentido a esta filosofía, o más concretamente un sentido a la vida de los practicantes de esta filosofía. Poco o nada se aleja en el fondo de otra religión cualquiera.

¿Pero realmente es necesario dotarnos de este sentido a la vida estoico?

Hace ya bastante tiempo escribí un tema en el que ponía en duda la necesidad de la Divina Providencia. A día de hoy, sigo poniéndola en duda.

Pero soy consciente que hubo mucha confusión en aquel entonces, y es algo que aclaré pero aprovecho a recalcar en el presente.

El Estoicismo se divide en tres partes por sus fundamentos:

  • La Física Estoica
  • La Lógica Estoica
  • La Ética Estoica

Los Estoicos y académicos más fervientes creyentes de lo primero (la física) sostienen que las partes están férreamente interconectadas y que no hay una parte sin la otra. Esto es lo que puse en duda y sigo poniendo en duda en la actualidad. De hecho, hasta los meros «Estoicos Modernos», ya lo venían poniendo en duda antes que yo.

Pero… ¿qué es exactamente lo que se pone en duda? No se pone en duda tanto el hecho de que exista o no exista un Logos Universal dentro de los principios Estoicos. Esto se acepta como parte de una visión clásica, religiosa o tradicional del estoicismo.

El problema nace por el hecho de que los «Estoicos Religiosos» insisten en que NO existe la ética estoica, sin su física y su lógica estoica.

Y esto es una autentica falacia por la siguiente razón:

La ética estoica es una condición transitiva de la lógica estoica (que a su misma vez es una condición transitiva de la física estoica) pero no están todas las partes ligadas «sine qua non». Solo se establece una condición TRANSITIVA entre ellas.

De una forma gráfica los Estoicos religiosos parece que querían (y siguen queriendo) meter entre la sociedad del momento con calzador esta visión:

conforme a la naturaleza estoica
Sistema interrelacionado

Lo cierto es que esta relación no es cierta. La Ética no asienta ninguna base sobre la física al igual que tampoco lo hace sobre la lógica. Esto es lo que gustaría pensar a todo buen fanático religioso para dar ese halo de exclusividad a su «ciencia». Pero en el fondo la visión del Estoicismo se conforma de esta manera:

vivir conforme naturaleza estoica
Sistema Transitivo

Esto es lo que los «estoicos clásicos» parece que nunca entendieron: la ética estoica deriva de una lógica y tiene mucho sentido cuando uno dota su sentido de la vida con los principios de la física estoica.

Pero esto no quita, que dotando su vida con otro sentido de la vida, se pueda alcanzar exactamente los mismos principios éticos que los que se conocen por «Estoicos».

De ahí que la verdadera cuestión que se hacen los «estudiantes» hoy en día es: ¿cómo podría alcanzar los principios de la ética estoica sin tener que pasar por este sistema «trifásico»?

Por eso, el objetivo de muchos se encuentra en dar con una «física estoica moderna» y una «lógica estoica moderna» para igualmente alcanzar esa «ética estoica clásica». He ahí la enorme vicisitud que reconcome al estoico religioso de a pie: ¿una amenazante alternativa religiosa en el fondo?

La irrelevancia de la física estoica

Pero tengo que decir algo con sinceridad: personalmente todo esto que acabo de plantear me resulta un rollo inútil. En el fondo, solo es una reflexión y una conclusión que dí por cerrada hace tiempo y que está ya poco sujeta a varianza.

Lo cierto es que hay un tema, que es el fruto de esta pregunta original sobre «¿Qué es vivir conforme a la naturaleza?», que me resulta aún más importante: La estrecha correlación o sinónimo entre «Vivir conforme a la naturaleza» y «El sentido de la Vida». 

De hecho, creo que es por esto, por lo que la figura de Viktor Frankl, cobró tanta relevancia en los círculos estoicos. Para un Aristotélico o un Platónico hubiera cobrado el mismo nivel de relevancia en el fondo porque la idea planteada es la misma: dotar de un «Logos» a la existencia; siendo Logos, ya no tanto la Razón como parte de la mente o del pensamiento humano sino la Razón como la razón de ser o Sentido de la Vida (de ahí que la terapia de Viktor Frankl se llame «Logoterapia» o lo que es lo mismo: La terapia de la Razón de Ser o La terapia del sentido de la vida).

Por eso, y un poco en conclusión, creo que lo que saco de todo esto, es que de necesidad, retirar la inocencia que esconden estas palabras de «Vivir conforme a la naturaleza». Son palabras que inducen a cierto grado de fanatismo. Por eso, si quieres ser estoico, yo te digo: ¡Vete a vivir conforme con tu naturaleza a otra parte, esclavo! 

Como colofón, quiero con esta entrada, dar un agradecimiento especial a Epicteto, Demonax, Diógenes y Crates. Sin ellos, nada de esto hubiera cobrado especial relevancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debe realizar el rompecabezas siguiente. Simplemente coloque las fichas con el raton en su sitio, no hace falta que encaje perfecto y al terminar pulsa en el botón para Confirmar