Procrastinacion, Motivacion, y la Virtud [DIA 7]

Hoy cumpliendo la primera semana de acción y como venía comentando un par de días atrás, tenía intención de empezar a ahondar en ciertos terrenos como es el caso de la procrastinación, como opuesto de la Motivación, y como aprovechar la adversidad de nuestra propia voluntad, para elevar la Virtud en nuestra vida, tarea arduamente compleja.

La cita Estoica del día

El fracaso en observar que hay en la mente de otra persona rara vez hizo a alguien infeliz; pero aquellos que no observen los movimientos de su propia mente serán necesariamente infelices.- Marco Aurelio

Siguiendo en la línea de días pasados, volvemos a encontrarnos una cita que hace referencia al evento externo (el pensamiento de una persona ajena) en relación a un evento interno (nuestro propio pensamiento). Tener expectativas sobre el pensamiento, o las emociones de terceras personas realmente no pueden tener ningún impacto sobre nosotros: Tanto si tratamos de agradar a terceros y conseguimos enfadarlos, o por el contrario, si pensamos que vamos a ser una molestia y luego resulta que somos un alivio; en ambos casos esta totalmente fuera de nuestro control, y pensar que depende de nosotros, por mucho esfuerzo que pongamos, rara vez conseguiremos nuestro resultado esperado.

En cambio, no atender a nuestro propio pensamiento, dejarlo divagar ante impresiones externas, dar pie a impulsos a raíz de falsas impresiones, y en definitiva, no cuidar de nuestra propia consciencia, si será un grave motivo que nos generará un alto grado de infelicidad.

Como nota final a esta cita, debo decir que entre las traducciones a Español de ciertos textos estoicos se encuentran «imprecisiones» en la interpretación. La palabra felicidad es una mala transliteración dado que realmente en la época clásica se hacia referencia a otros términos tales como la Virtud de la Magnanimidad, la Ataraxia, o la Eupatheia, elevación del animo, serenidad, o ausencia de pasión. En ningún caso la felicidad como entendemos hoy en día como una forma de alegría y regocijo, y se que es algo que debo meditar con más detalle en el futuro porque usar la palabra «Felicidad» e «Infelicidad» es muy recurrente en malas interpretaciones de citas estoicas (y en general aforismos greco-románicos), y es positivo ser capaz de identificar esta palabra con su interpretación mas precisa en tiempo, pese a que yo copie y pegue la cita, tal y como la extraje del libro en cuestión.

Experiencias del Día

La temática de la meditación del dia me ha sobrevenido y he querido enfatizar, dado que es el tercer día en esta semana que consumo en gran medida, realizando actividades totalmente pasivas o inútiles. Esa falta de voluntad de ejecución que vengo aquejando, especialmente desde el momento en que me sobreviene una gran cantidad de actividades que me sacan constantemente de mi zona de confort en cierto sentido esta llegando a paralizarme durante largos periodos  a lo largo del día. De hecho hoy no he ejecutado las 12 prácticas al completo y esto me ha hecho dar un paso en la reflexión más allá.

Puedo buscar excusas, como se harían en la mayoría de los manuales de vida contemporáneos: La falta de ejercicio, la falta de organización, la necesidad de graduar la actividad, etc, etc… pero tengo claro que todo recae sobre una única inconveniencia: El vicio que conlleva la pereza; la pereza como la no ejecución de lo mejor que uno puede dar de si mismo.

¿Como sobrellevar este estado de animo? Hoy, volviendo a pasar por lo mismo me ha llevado a mitad del día a plantearme una meditación estoica, y lectura diaria, más enfocada a este tema, como explico a continuación.

Meditación del Día: Primeros pasos sobre la Procrastinación y Motivación

En la obra «De la tranquilidad del Ánimo«, de Seneca, dedicado a Anneo Sereno, jefe militar de la guardia nocturna de Nerón, se hace referencia ámpliamente a este apartado. Voy a nombrar algunas citas sobre este libro para intentar ilustrar como un escritor Estoico enfocaba el pesar y como tanto la procrastinación como la falta de claridad en los quehaceres,  era símbolo de la falta de Virtud,y la falta de motivación generada por este vagar errante del cuerpo y de la mente:

Ni estoy enfermo ni tengo salud, y no quiero que me digas que los principios de todas las virtudes son tiernos, y que con el tiempo cobran fuerza;

Como comentaba en el apartado de la Experiencia del día, la excusa no puede ser en si, la razón para la procrastinación: Y como viene en los manuales de ayuda, no quiero oírme decir, que empezaré poco a poco y con el tiempo la voluntad ya cobrará fuerza y forma. Porque ya sabemos que eso suena «tierno», pero no es la verdadera realidad.

Si acaso ocurre alguna cosa indigna o poco corriente (como es ordinario en la vida humana) o cuando las cosas a que se debe poca estimación me piden mucho tiempo, luego me vuelvo al ocio; y como es más veloz la carrera a los cansados ganados cuando tornan a su casa, así a mi ánimo le agrada más el encerrar la vida entre las propias paredes.

Y de como encontrar como única alternativa para sobreponerse a los infortunios de la vida, las dificultades y las adversidades, la necesidad de volver a su zona de confort para recuperar el ánimo , resultante en alguien pobre en la ejecución de la Virtud.

¿Quién es el que, metido entre la multitud de aduladores, no se lisonjeó? Suplícote que si sabes algún remedio con que detener esta tormenta que padezco, me juzgues digno de que te deba la tranquilidad. Bien sé que los movimientos de mi ánimo no me son peligrosos, ni me acarrean cosas de inquietud; mas para declararte con un verdadero símil aquello de que me lamento, te digo que lo que me fatiga no es tempestad, sino fastidio. Líbrame, pues, de esta indisposición, y socorre al que padece a vista de tierra.

En este caso, hablando de como envuelto en los supuestos éxitos de un alto ejecutivo en el trabajo y en la vida, el sentimiento de desasosiego provocado por la procrastinación, implica que no tanto los objetivos merecen de reconocimiento (como siempre se ha predicho a través de las teorías de la psicológica moderna, y la acción-reacción en base al premio/recompensa), sino que por mucho alcanzar y premiar, el vacío de haber vivido fuera de la virtud en la ignorancia, y como desde la falta del bien-hacer también se llega a alcanzar un estado de vicio.

Hoy solo he querido tratar la procrastinación y su esencia, y como el filosofo estoico Seneca, la enfrenta y valora desde la perspectiva de un personaje muy semejante a los contemporáneos de hoy en día: Buena posición laboral, y paradójicamente, mucha indisposición  (Y no deja de ser llamativo la semejanza entre los personajes de la época y los presentes, y los males que nos siguen aquejando en un estado del supuesto bienestar). Mañana me gustaría seguir ahondando en este tema porque curiosamente, para la correcta ejecución de la práctica estoica, es importante estar dispuestos y preparados, no solo la práctica en si, sino en el acercamiento a la Virtud a través del correcto desempeño de los quehaceres diarios, tal como comentaba Marco Aurelio, «para aquello para lo que fuimos traídos al mundo«

Un comentario en «Procrastinacion, Motivacion, y la Virtud [DIA 7]»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Debe realizar el rompecabezas siguiente. Simplemente coloque las fichas con el raton en su sitio, no hace falta que encaje perfecto y al terminar pulsa en el botón para Confirmar