Epicteto contra la Lógica y contra los Indiferentes

Todo empieza con el fragmento 13.1 del Enquiridión de Arriano/Epicteto:

“Es preciso que quien se cuida de lo uno, se olvide lo otro”.

Mi interpretación: “Es preciso que quien se cuida de la virtud se olvide de los indiferentes”. Sigue así:

“Sabiendo que no es fácil conservar la Virtud (tu instituto) conforme con la naturaleza (porque no es fácil, ya todo los sabemos, de hecho, es extremadamente difícil), ¿cómo pretendes, sacar un pedacito de tu tiempo, para cuidarte de los preferidos o rechazados?”

Contra los indiferentes

Dejándolo más claro: Pensemos en nuestro caso ¿a qué aspiramos que nuestra vida tienda? ¿A la medicina? ¿a los negocios? ¿a la música? ¿al arte? ¿a la seguridad ciudadana? Está bien atender a nuestro ROL. Epicteto no desdeña este hecho como podemos leer en los Discursos, Libro 2.24. El problema de base es que hagas lo que uno haga, mientras uno se cuide de intentar ser lo mejor, estará, irremediablemente descuidando la Virtud. O al menos así de simple según sugiere este fragmento.

Por esto creo que va en contra de algún tipo de Estoicismo de los que nos enfrentamos regularmente. Porque los primeros estoicos pretendían serlo todo. Buenos en sus respectivas profesiones, buenos ciudadanos, buenos virtuosos, buenos amigos, buenos padres y mejores personas. Pero buenos no en el sentido de las percepciones ajenas, sino intentando darlo todo en lo que hacían.

De hecho, creo que la canción de “Lo tengo todo papi“, se hizo en honor del Estoicismo.

El problema es que al querer tenerlo todo, y al darlo todo en una línea, irremediablemente, se estará dejando de darlo todo en otra. Como dice el dicho popular, “no se puede estar en misa y repicando

Si vas a correr una Maratón y lo das todo en esa maratón y ganas. Felicidades!, quizá seas un auténtico Estoico por haber dado lo mejor de ti. Si, de esos estoicos de esos que apunta a la diana, como decía Antípatro, con su metáfora del arquero.

Pero atención. Mientras corrías con todo tu ímpetu, te has olvidado de una cosa: acabas de perder un montón de tiempo, corriendo y dejando a un lado la Virtud.

Por muchas paparruchas que me cuente el bueno de Antípatro, no nos vamos a engañar. No se puede ejercer en el fondo la Virtud mientras corres, salvo que el acto de correr sea la Virtud. Pero la Virtud solo se da en la carrera, en el fondo, cuando no tienes prácticamente posibilidades de ganarla. Porque estás precisamente trabajando donde más está tu adversidad.

La adversidad no está en superarse cada día a uno mismo con los indiferentes (tal como sugiere Epicteto en este fragmento y en otros tantos). La adversidad está en superarse cada día a si mismo donde el Asentimiento se torna vicioso. Así que si has ganado la maratón, simplemente no has ejercido la virtud. Si tenías posibilidades de ganar esa maratón significa que ya hacía siglos que habías superado esa debilidad.

Por eso, Epicteto, jamás habló del Estoicismo como algo de lo que el formara parte. Hay multitud de fragmentos en sus Discursos en los que, de hecho, se mofa de los “estoicuchos que lo quieren tener todo, papi”, abiertamente.

Para Epicteto tanto los indiferentes como la lógica, son paparruchas de los Académicos y de los Peripatéticos. Lo demuestra un millón de veces (entre ellas, este fragmento 13.1).

Los únicos dos fragmentos en los que Epicteto, deja caer de soslayo que los “indiferentes”, son una realidad que yo comparto. Uno de ellos, cuando habla de que hay que ser un necio, para desdeñar el hecho, de que en el fondo, lo seres humanos apreciamos y evaluamos por fuerza mayor. Estamos diseñados para apreciar y tenemos un rol (Discursos, Libro 2.24). Pero ha dado margen para demasiada interpretación bajo mi punto de vista.

Lo que no implica que requiramos de preferidos y rechazados para motivar nuestras acciones. Simplemente debemos dejarnos guiar por nuestro rol, sin incidir ni estar motivados por el mismo.

Pero quizá el quid de la cuestión es este:

“Sólo puedo decirte que el que ignora quién es, y para qué ha nacido, y en qué mundo está y con qué compañeros, y qué es lo bueno, lo malo, lo honesto y lo torpe, y no comprende un razonamiento ni una demostración, ni qué es verdadero o qué es falso, ni puede discernirlo, no deseará de acuerdo con la naturaleza, ni rechazará, ni sentirá impulsos, ni se aplicará; no asentirá, no negará, no suspenderá el juicio; en total, irá de un lado a otro sordo y ciego pareciendo ser alguien, pero sin ser nadie.”

– Epicteto, Discursos, Libro, 2.24

En el fondo es una crítica contra los Académicos contra el escepticismo absoluto. Los Estoicos Peripatéticos interpretaron esto como una crítica contra el Cinismo cosa que es un gran error y se explica por poco conocimiento que hay sobre la filosofía Cínica. A Epicteto se le caerían la lengua antes de criticar al Cinismo.

Lo que nunca entendí es, a quien se le ocurrió la maravillosa idea de inferir que Epicteto fue eminentemente Estoico.

Supongo que fue, porque fue discípulo de Musonio Rufo que técnicamente si declaraba más Estoico. Pero no hay que olvidar, que también fue discípulo de Agatóbulo de Alejandría, así que en mi historia ha habido un serio giro en los acontecimientos.

Contra la Lógica

Llamalo si querés Estoicismo Humanista (Musonio Rufo, Epicteto, Marco Aurelio) a los de la época tardía. Frente al Estoicismo Universalista (Zenón, Cleantes, Crisipo) a los de la primera época
– Mariano

Por otro lado, tenemos a un Epicteto que no solo estuvo en contra de los indiferentes, sino que también estuvo en contra de la lógica. Por eso digo que aquí es donde yo veo, que Epicteto difiere extremadamente de los “Estoicos Universalistas” que nos plantea Mariano.

Dejas ver la intención de un escepticismo práctico. Por eso digo que eres ecléctico y te propones llevar al viejo de tu lado.
– Mariano

Si yo soy un ecléctico, Epicteto, claramente, también lo sería. Para mi Epicteto forjaba una perspectiva alternativa de Estoicismo, frente al Estoicismo Peripatético de Crisipo. Vamos a dejar a Zenón como a un proto-Estoico singular, al igual que lo fue Antístenes con el Cinismo. Pero quien verdaderamente revolucionó las bases de la lógica fue Crisipo, no Zenón. Fue Crisipo al que decían que “competía” contra Crisipo. Zenón solo se limitó a crear un montón de palabrejas nueva. Era un lingüista no un “Silogista”.

La mejor parte es esta, en Discursos 1.17.17-18 (que precisamente es de los pocos textos en los que Epicteto “defiende” la lógica, arremete de nuevo contra el Estoicismo de manera frontal:

«Mira, fíjate, ¿qué significa eso?» Como si estuviera en latín. Así que, ¿qué orgullo le cabe aquí al intérprete? En justicia, ni al propio Crisipo, si se limita a explicar la voluntad de la naturaleza, pero él mismo no la sigue,¡cuánto más al que le explica a él!  Porque tampoco necesitamos a Crisipo por él mismo, sino para comprender la naturaleza.
–  Epicteto, Discursos, Libro 1.17.17-18

Si el pusilánime de Crisipo, se limitaba a interpretar la voluntad de la Naturaleza y ni el mismo la seguía.

Pero aquí viene el golpe de gracia:

Y yo, igual: ¿qué otra cosa puedo decir sobre el Dominante [8] más allá de eso? Pero si soy un vacuo, sorprenderé a los presentes, sobre todo en el banquete, enumerando a los que han escrito sobre ello:«También Crisipo ha escrito admirablemente en el primer libro Sobre lo posible y Cleantes ha escrito sobre ello en particular y Arquedemo. Y también ha escrito Antípatro, y no sólo en los libros Sobre lo posible, sinotambién en los específicos Sobre el Dominante. ¿No has leído el tratado?»
—No lo he leído.
—Léelo.
¿Y qué beneficio sacará? Será más charlatán y más impertinente de lo que es ahora.
– Epicteto, Discursos, 2.19.8-10

De nuevo, Epicteto desdeña la Lógica como algo totalmente inútil. Así como este, hay varios fragmentos más en los que no para de decir: “Esta muy bien toda es lógica, pero ¿de que te sirve esclavo si al final vas a acabar como Crisipo el pusilánime?”

Esto quiere decir, que Epicteto, no rechazaba la lógica. No rechazaba la lógica en sí, sino a los que como Crisipo, se pasaban el día mareando la perdiz con esa lógica. Los que perdían el tiempo estudiando y creando silogismos, es decir a los Estoicos Peripatéticos, a los Peripatéticos y como no, a los Académicos.

No hay una sola frase de Epicteto en el que repudie a los Cínicos. Hay decenas frases que repudian a los Académicos y a los Peripatéticos. Y aún así, ¿se defiende un Estoicismo Peripatético en el que hay cabida para la perdida de tiempo de la Lógica y el Aristotelianismo de las Virtudes Cardinales y los preferidos?

Yo me quedo con estas frases de la línea de Aristón, que en definitiva se alinean perfectamente, a la filosofía de Epicteto, al Estoicismo Cínico, que se parecería a un Estoicismo original proto-estoico de Zenón de cuando se escribió La República, pero que no acabó de cuajar, por pura pusilanimidad.

“Quienes se afanan por lograr conocimientos universales pero desdeñan la filosofía son semejantes a los pretendientes de Penélope, los cuales, al fracasar con ella, se entretenían con las sirvientas”
– Estobeo, Éclogas, Libro 4.109

Hizo desaparecer el tema físico y el lógico, afirmando que el uno está por encima de nosotros y el otro no nos concierne y que sólo el ético nos interesa. Los raciocinios dialécticos son semejantes a las telas de araña, lascuales, aunque parecen representar una obra artística, resultan inútiles.
– Diogenes Laercio, V.F.I. Libro 7. 160

Como dice, Aristón no rechazó la Física, simplemente está por encima de nosotros. Poco o nada podemos hacer con ella. Pero si rechazó integralmente la lógica: No nos concierne, los raciocinios intelectuales resultan inútiles

¿No se lee exactamente lo mismo de lo que hablan, los textos de Epicteto?

Notas finales

Ya para debate futuro, algunas divagaciones sin importancia:

El otro día estaba pensando: ¿Y Epicteto si fue un proto-neoplatónico? Al igual que Antístenes fue un proto-cínico, sentando las bases de lo que luego sería el cinismo.

Me gusta este nuevo concepto de “proto” que sugería W. Desmond de ciertos filósofos, como empezando por Sócrates, que no se adherían a ninguna escuela de manera “oficial”, pero sentaron claramente las bases de las escuelas venideras.

Otra nota final:

Ultimamente me sorprende que haya tanto furor por el Estoicismo, cuando el Neoplatonismo fue la bomba. El Neoplatonismo resuelve todos los problemas del Aristotelianismo, del Platonismo, del Estoicismo y del Cinismo.

  1.  El neoplatonismo da cabida a un plano Física de manera muy interesante. Tienen al “Uno” que es el Universo panteísta de marras. Y dan mucho más sentido que las bases físicas del Estoicismo que están fundamentadas por las lógicas chusteras y enrevesadas de Crisipo.
  2. El neoplatonismo sostiene unas leyes Éticas muy interesantes, con hasta 11 Virtudes (ideal para el afanado de la Virtud normativista)
  3. El neoplatonismo se fundamenta en el Estoicismo de Epicteto en una extensa medida (si! encima puedes seguir siendo fan de Epicteto aun con 11 Virtudes, una Física sólida y deseando un regalo bonito de tanto en cuando).

El neoplatonismo si que lo tiene todo Papi! ¿Por qué conformarse con el tristísimo Estoicismo Peripatético, si existe un Estoicismo Peripatético 2.0 al que hoy en día, pocos parecen encontrar interés, y se llama Neoplatonismo? 

La respuesta es simple: por que aparenta ser demasiado Católico. Y lo que parece Católico a la mayoría le da un poco de grima. Una lastima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debe realizar el rompecabezas siguiente. Simplemente coloque las fichas con el raton en su sitio, no hace falta que encaje perfecto y al terminar pulsa en el botón para Confirmar