Epicteto. Disertaciones con Arriano. Libro III. Pasajes VIII-IX [CITA ESTOICA] [DIA 103]

Igual que nos ejercitamos en las cuestiones sofísticas, así también deberíamos ejercitarnos todos los días en las representaciones. También ellas nos plantean cuestiones. «Murió el hijo de Fulano». Responde : «Ajeno al albedrío: no es un mal». «A Fulano le ha desheredado su padre». ¿Qué te parece? «Ajeno al albedrío: no es un mal». «El César le ha condenado». «Ajeno al albedrío: no es un mal». «Por esto se entristeció». «Depende del albedrío: es un mal». «Lo sobrellevó noblemente». «Depende del albedrío: es un bien». Y si nos acostumbramos a ello, progresaremos. Pues nunca asentiremos sino a aquello de lo que nace una representación comprensiva. «Se ha muerto su hijo». ¿Qué ha pasado? Que ha muerto su hijo. ¿Nada más? Nada. «Se ha hundido la nave». ¿Qué ha pasado? Que se ha hundido la nave. «Le han metido en la cárcel». ¿Qué ha pasado? Que le han metido en la cárcel . Lo de «le van mal las cosas», cada uno lo añade de su cosecha

Leer más

Epicteto. Disertaciones con Arriano. Libro II. Pasajes XXIII [CITA ESTOICA] [DIA 95]

Sino que han sido dispuestas como ayudantes y siervas de la capacidad de servirse de las representaciones. Y si preguntas cuál es el valor de cada una, ¿a quién preguntas? ¿Quién te responde? ¿Cómo es posible que alguna otra facultad sea superior a ésta, que incluso se sirve de las demás como ayudantes y ella misma las pone a prueba y las pone de relieve? ¿Cuál de aquéllas sabe quién es ella misma y cuánto vale? ¿Cuál de aquéllas sabe cuándo ha de ser usada y cuándo no? ¿Cuál es la que abre y cierra los ojos y los aparta de donde se debe y los dirige hacia otros objetos? ¿La facultad visual? No, sino la del albedrío. ¿Cuál es la que cierra y abre los oídos? ¿Por medio de cuál son curiosos e inquisitivos o, al revés, inconmovibles al discurso? ¿La facultad auditiva? No es otra sino la del albedrío

Leer más

Epicteto. Disertaciones con Arriano. Libro II. Pasajes I-II [CITA ESTOICA] [DIA 82]

En este primer pasaje del segundo Libro, Epicteto va a introducir dos aspectos que se tratan mucho en las Éticas Nicomáqueas, la prudencia y el coraje. Y a su misma vez, la templanza. A veces parece que estos términos pueden ir reñidos, especialmente lo prudente y lo valiente; y en este pasaje, Epicteto trata de razonar los motivos de porque no existe contradicción en las mismas visto desde la perspectiva Estoica. Tomás de Aquino sugería, que el coraje sin prudencia era audacia. Pero hay que recordar que para los Estoicos todo es una cuestión de albedrío, de Razón y de correcto asentimiento según profesa su Virtud.

Leer más

Epicteto. Disertaciones con Arriano. Libro I. Pasajes XV-XVII [CITA ESTOICA] [DIA 75]

Epicteto. Disertaciones Con Arriano – Libro I – Pasaje XV Al consultarle uno cómo convencería a su hermano de que

Leer más

Epicteto. Disertaciones con Arriano. Libro I. Pasajes VI-VIII [CITA ESTOICA] [DIA 72]

Después de un par de días tratando temas relativos a las Meditaciones de Marco Aurelio, volvemos a la lectura de

Leer más

Psicologia Estoica: ¿Existe un camino de la Fisica a la Etica? [DIA 56]

Después de pasar unos días intentando recomponer la estructura de la física estoica, entre lo que se incluían aspectos del

Leer más