Lo Desagradable de las Virtudes Estoicas [DIA 19]

Muy recientemente he tenido la oportunidad de ojear un libro muy interesante en mi búsqueda de mayor información acerca de las Virtudes Estoicas cuyo nombre es: «Virtudes Estoicas: Crisipo y el carácter religioso de las Éticas Estoicas», en ingles Chrysippus and the Religious Character of Stoic Ethics

Realmente cuando estuve buscando lo primero que aparece sobre las virtudes estoicas, suele ser información a borbotones sobre Aristóteles y las Virtudes Cardinales y linealmente, una de las obras que más contenido arroja (pese a su extremado carácter Teísta), es la Suma Teológica, de Tomás de Aquino. Pero información específicamente relativa al Estoicismo, no hay tanta como pudiera parecer, y creo que esto puede deberse a un motivo; que comento con mas detalle, hoy en mi meditación del día.

La cita Estoica del día

Haz lo que sea necesario, sea cual sea la razón que un animal social requiere de manera natural, y como lo requiere. – Marco Aurelio

Sinceramente, al leer esta cita, no tenía nada claro a que hacía referencia. Por eso buscando en otras traducciones (la importancia de saber escoger la bibliografía) dice así:

¿No fuera acaso mejor cargar con los negocios necesarios y con cuanto dictare la razón del ser naturalmente sociable, y de la manera que lo dictare?

Que aunque ya empieza a tener más sentido, claramente le falta contenido. Pertenece a Libro IV.24 y empieza así:

Trata poco de negocios, dice el otro, si quieres conservar el buen animo

Y ya empieza a cuadrar todo: Al igual que Seneca justamente en el libro «Sobre la Tranquilidad del Animo», saca a relucir este mismo tema; hay que tener cuidado en cuantos quehaceres nos embarcamos, dado que excedernos en ello, puede perturbar nuestra estabilidad de raciocinio. Ya decía el dicho popular:

Quien mucho abarca poco aprieta

Y ya entonces, los Estoicos lo venían reflejando en sus textos, probablemente mucho tiempo atrás a este dicho. Esto también encaja dentro del concepto relativo a la procrastinación que comentaba días atrás y forma parte de las ideas que proponen los Estoicos para tener más motivación de cara al desempeño.

Experiencias del día

Ya estoy empezando a poner en práctica el nuevo sistema de Renuncia Voluntaria basándome en una pequeña Tabla de Renuncia que me va guiando para saber si estoy ejecutando la renuncia en base a la Exposición Total o no. Hacía mucho tiempo que no enfocaba al 100% en este tema; solía hacer exposiciones bastante grandes en intensidad, que me afectaban durante 2 o 3 días; pero haciéndolo de esta manera, exposiciones más puntuales, quitándome la tranquilidad a través de nuevas renuncias, si estoy observando lo que llega a fatigar esta práctica. En cierta medida creo que no es solo por causa de la renuncia en si, sino también un efecto colateral de esos momentos de procrastinación que vengo ejecutando a lo largo del día.

Por otro lado, y aunque ya empieza a parecerme una excusa, uno de los elementos que más pereza me genera, es tener que estructurar el mensaje y dedicar unos minutos al día para decidir en que meditar. Siendo sincero de nuevo, tengo claro que debo meditar en ciertos aspectos que he dejado muy relegados: Como ejecutar más virtuosamente mi camino en el día a día, más allá que que querer ejercer las virtudes estoicas en sistemáticamente TODOS los aspectos de mi vida (algo que también es puesto en duda por algunos filósofos Estoicos, como comento en la meditación del día más adelante). Como comentaba en la cita, quien mucho abarca poco aprieta; y por querer ser virtuoso en todo, no estoy siendo virtuoso en prácticamente nada.

Además, añadiendo a esta pesadez de tener que escribir regularmente textos tan amplios, hoy me hizo especialmente gracia leer la jactancia de uno de los escritores más prolíferos del Estoicismo Moderno; algo muy poco alineado con la Ética Estoica, pero nadie dijo que un escritor Estoico debiera ejecutar las enseñanzas Estoicas en su vida al mismo tiempo, de haber publicado entre libros y sus Blogs , más de 250.000 palabras en 2016….  Yo observo que a este ritmo habré superado con creces esa cantidad de palabras antes de llegar a mitad de año… (y eso no puede seguir así).

Conclusión: Voy a tener que poner un cuadro encima de mi escritorio que diga esa frase que sintetiza muy bien la cita del día de hoy: Quien mucho abarca poco aprieta, algo que parece ya una constante en toda mi existencia

Meditación del Día: Lo más repelente de las Virtudes Estoicas para el no Estoico.

Como comentaba al principio, y tras leer un análisis sobre el libro acerca de las Virtudes Estoicas y Crisipo, escrito por Cristoph Jedan, Patrick Madigan, de la revista Heythrop Journal, editada por el Heythrop College, nos habla de lo siguiente:

Modificando su Tesis, Jedan extiende el trabajo de Maximilian Forschener, para discutir acerca de como Zenón de Citio (fundador del Estoicismo en la Stoa), tomó de los Cínicos como preferencia, la Física por encima de la Ley y el Orden, para tener una actitud crítica ante la religión politeísta del momento. De ahí hasta los tiempos de Roma, que el Estoicismo cogió una gran relevancia entre las élites conservadoras y terratenientes (del estilo de los Catones, Catón el Joven y Catón el Viejo, aunque este último no este reconocido como Estoico). De ahí, dio paso a un cambio significativo de la filosofía a través de Crisipo (que guía este libro) algunas generaciones después de Zenón, momento en el cual, el Estoicismo tomo un cariz «masónico», una mezcolanza de prejuicios inconsistentes, donde los iniciados se distinguían, por una especie de culto a lo misterioso, significativamente difícil de cumplir. Así con esto, sintiéndose progresistas por esa duda que tenían acerca del politeísmo Romano, pero a la misma vez, viéndose sumidos en la creencia de un Dios materialista idéntico al Cosmos, pero que en esencia no era más que Zeus, un Dios benevolente, cuyo determinismo permitió empoderarlos en la responsabilidad y obediencia a sus obligaciones clasistas *

Yendo atrás al reconocimiento Aristotélico acerca de la parte irracional del alma que requiere la Virtud, más alla del conocimiento teórico, los estoicos mantuvieron una psicología monista con esa posición de Socrates, que determinaba que la Virtud es igual al Conocimiento.

Y aquí viene lo más importante: La transformación al ser Virtuoso no algo es gradual, sino instantáneo, una vez que el conocimiento ya esta completamente adquirido: Y esto es lo que claramente ha repelido a la mayoría de la gente dadas las influencias sociales. Piadosamente, para aquellos que no quieran ejercitar sus intelectos demasiado, incluso el sabio (que técnicamente ni siquiera existe), no es omnisciente, así nadie podría sentirse culpable de quedarse corto en este aspecto. En vez de esto, el sabio se distingue por esa transformación de experimentar una estabilidad en su tranquilidad, y en adelante todo el esfuerzo de gestionar los factores éticos de cara a mantener esta actitud, como su maxima prioridad.

La adquisición y mantenimiento de esta Virtud es conocida como el hecho de rendir culto al Panteísmo o «Deus sive Natura«, reemplazo la práctica tan tediosa de tener que andar lidiando con los cultos populares. Contrariamente, la parte más atractiva del Estoicismo, justamente fue, en un momento en el que se pretendía reemplazar la religion tradicional durante un periodo de gran duda en el que se buscaba una receta psicológica para mantener ese estado de tranquilidad mental, en unos momentos de convulsiones políticas y sociales.

De aquí sacando algunas breves conclusiones:

  • Es Estoicismo tiene un elemento que echa mucho para atrás: Pensar que la Virtud no es algo que se va teniendo poco a poco: O se tiene o no se tiene. En el momento que el hombre llega a ser sabio, en ese momento es un hombre Virtuoso. En una conferencia de hace unos meses de Julia Annas (estudiosa del Estoicismo), comentaba, que aun así se puede leer por textos estoicos, que si que existe una progresión de acorde a la Virtud. No se puede uno denominar «mas o menos» Virtuoso, pero si puede uno confirmar que ha progresado hacia la Virtud a lo largo de un tiempo. Hay que entender que como realmente no existe evidencia del hombre sabio, se explica que el progreso hacia las Virtudes Estoicas, es algo que se cosecha a lo largo de toda una vida
  • Por otro lado, curiosamente, el estado Romano pasó por momentos semejantes a los actuales: Momentos de plenitud, donde existía revuelo social, pero que las necesidades básicas estaban generalmente bien cubiertas, y surgía otros dilemas de carácter psicológico más allá de la propia supervivencia. La duda ante la religión, y la facilidad de no tener que andar lidiando con todas las excentricidades de las religiones comunes (los rezos, la asistencia a templos y demás), hizo muy popular el Estoicismo, como una doctrina en la que creer de manera transcendental, por su simpleza de carácter.
  • Al principio habla, de como el Estoicismo fue evolucionando de una primera idea de Zenón, a luego varias transformaciones que introdujo Crisipo a posteriori, y que influenciaron significativamente a todos los estoicos romanos (Seneca, Musonio Rufo, Epictecto y Marco Aurelio). En este sentido habla de como el Estoicismo, paso de una filosofía reflexiva a una filosofía que quedaba envuelta de cierto misterio y ese espíritu transcendental que muchas veces parece acuñar para muchas personas un sentido de pertenencia que era de muy buen gusto entre las elites: «Yo soy Estoico y pertenezco al selecto grupo de Estoicos» (algo que sigue pasando en la actualidad).
  • (*) Otro punto que destaca, es que en cierta medida el Determinismo parecía que era una forma de decir: «El Cosmos me ha puesto en este lugar (un lugar de privilegios) para que ejerza su mi labor de la manera más fidedigna posible». Tema que podría incluirse completamente en la crítica de los Preferidos Indiferentes, que ya venía fraguándose en estos momentos también.

Con esta lectura, aunque más adelante cuando profundice en el apartado más Transcendental, que para mi resulta interesante y quizá incluso importante en la absoluta comprensión de la Física Estoica, de cara específicamente al entendimiento de las principales Virtudes Estoicas, profundizare no a través de este libro, sino a través de un libro que no tiene nada que ver con el Estoicismo, como comentaba al principio: La Suma Teológica, una obra muy eclesiástica, que a muchos sin lugar a dudas, entiendo que no resulte atractiva, pero esta bastante bien redactado y obviando toda esa parte de las Virtudes Teologales, creo que hace una excelente descripción de las 4 Virtudes Cardinales o Virtudes Estoicas: La prudencia/sabiduría, la Templanza, El coraje (al que llaman fortaleza) y la justicia.

En estos días, hare breves meditaciones acerca de cada una de estas virtudes estoicas individualmente.

4 comentarios en “Lo Desagradable de las Virtudes Estoicas [DIA 19]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debe realizar el rompecabezas siguiente. Simplemente coloque las fichas con el raton en su sitio, no hace falta que encaje perfecto y al terminar pulsa en el botón para Confirmar