Motivación Estoica en la Practica [DIA 9]

Después de 3 días profundizando en este tema, hoy he estado tomándome el tiempo para poder recapitular lo aprendido hasta la fecha acerca de como el Estoicismo afronta el tema de la Motivación estoica, o la desmotivación a través de la procrastinación e intentar plasmarlo en una experiencia completa.

Cuando hablamos de la motivación estoica y de la tranquilidad del ánimo, no hablamos de una empresa fácil, sino más bien uno de los grandes problemas que aquejan a la mayoría de las personas, de todos los estratos sociales y partes del mundo. Un mal difícil de desentrañar que en incluso en ciertos trastornos, supone una barrera invisible que hace que las personas queden atrapadas durante muchos años sin resolución viable. En definitiva la motivación estoica puede ser un elemento clave tanto para cualquier persona que pueda ver interés especifico en este aspecto, como para un practicante estoico, como es mi caso.

La cita Estoica del día

Como es posible que te vayas de esta vida en cualquier momento, regula cada acto y cada pensamiento acorde a ello.- Marco Aurelio

Recordemos: El Estoicismo al contrario del Epicureanismo, no predica con la filosofía del «Carpe Diem» y muchísimo menos del Carpe Diem vicioso contemporáneo (vive la vida a tope que son dos días). De hecho los eruditos de la filosofía están de acuerdo, que el Epicureanismo clásico y el Estoicismo comparten más puntos de vista acerca de este tema, que con respecto al llamémosle el «Epicureanismo Moderno».

Para el Estoicismo, el hecho de ser conscientes que la muerte puede estar a la vuelta de la esquina, también les ayuda a encontrar motivación estoica, para ejecutar la acción, la decisión y opinión virtuosa (o lo que ellos llaman pensamiento, que es una mala traducción de consciencia), a cada momento del día. Tanto la vida como la muerte deben ser virtuosas y es por ello que es necesario vivir de acorde a la Virtud, y tomar decisiones constantemente al margen del resultado.

Como ya fuimos viendo en las meditaciones acerca de la muerte, el miedo a la misma jamás en la vida debe nublarnos la mente en lo que se refiere a la actuación Virtuosa (siempre y cuando hayamos deseado acuñar la filosofía y la moral estoica y empecemos a generar valores en base a esta). Por tanto, debemos vivir la vida al máximo que nuestras capacidades nos permitan (como venimos analizando estos días en relación a la Motivación Estoica y la tranquilidad del animo) y además debemos vivirla virtuosamente, como Marco Aurelio sugiere con esta cita.

Realmente, nadie se acordará en sus últimos días de vida, de aquella vez que uno hizo «Puenting» o de haber vivido fiestas desenfrenadas en las noches de verano: Pero de haber actuado virtuosamente, si nos acordaremos gustosamente de las veces que hayamos ayudado a otras personas, de como con alegría, siempre salimos airosos siempre ante la adversidad, y jamás sentiremos un remordimiento por algo en este mundo. Y curiosamente aquellos que hicieron actos estoicos, jamás sintieron rencor, ni les falto la tranquilidad del animo por no haber actuado en consecuencia.

Experiencias del Día

Hoy me ha quedado clara una cosa como he venido observando a través de las meditaciones de estos días: La importancia de saber medir nuestras capacidades para el correcto desempeño de nuestras funciones (o al menos de nuestras propuestas).

Esto en ese punto en el que quiero meter una gran cantidad de actividades para ejecutar a lo largo del día, y sentirme satisfecho por su consecución, pero por otro lado, al profundizar en como el estoicismo, se aproxima a esta «metodología», me doy cuenta que no es algo tan trivial y lineal: Hay días malos, y hay días buenos, lo correcto es desempeñar al máximo de nuestras capacidades a lo largo del día, aunque esto implique no ejecutar con la misma capacidad.

Pero al cuantificar la ejecución, mediante por ejemplo, una lista de tareas, la cosa se pone más difícil, porque surge el mal de la comparación: Algo que en el Estoicismo no está percibido como positivo: Ni siquiera gustan de decir: «Hoy he sido más virtuoso que ayer», o peor aún: «Soy más virtuoso que Fulanito».

Por ello y en definitiva, y teniendo claro que debo hacer el esfuerzo de diseñar mi plan de trabajo en dos niveles y potenciar esa motivación estoica al máximo:

  1. En primer lugar, las prácticas, vamos a llamarles, clave: Aquellas prácticas que no me las puedo saltar porque suponen pilares básicos de la doctrina. Será ardua tarea, porque hasta cierto punto, las tareas más importantes son además las que más tiempo consumen, con lo cual, al final es posible que acabe en el mismo punto, 10 minutos arriba 10 minutos abajo
  2. En segundo lugar, aquellas prácticas prescindibles algunos días, pero que es interesante ejecutar y no deberían pasar más de tres días sin haberlas practicado.

A continuación, voy a poner en la práctica de la Motivación Estoica a través de un exhaustivo análisis de mis prácticas Estoicas de día a día y como podrían ser reformuladas para que encajen dentro de mi propia capacidad, y no generen un estado de falta de ánimo y en consecuencia un grado de desmotivación.

Meditación del Día: Puesta en práctica de la motivación estoica.

En primer lugar descomponiendo por lo más grande, existen dos «macro»-tareas que son las que me consumen mucho tiempo, y también me requieren mucho esfuerzo:

  • Con diferencia, la Meditación Estoica, mental y escrita (escribir en esta página). Solo pensar que vamos llegando al final del día y todavía no he empezado a escribir, me ha estado incluso generando un poco de malestar como auguraba Seneca: Querer constantemente asumir más de lo que nuestras capacidades son capaces de asumir. En este sentido he quizá puesto mis expectativas demasiado altas: Tener que lanzar un artículo cada día antes de las 23 H de la noche. Esto puede parecer baladí, pero muchas veces, cuando el día se me echa encima, he preferido alargarlo un poco más para rematarlo después de las 23 H. El problema que como tengo puesto el envío automático por correo a todos los suscriptores a esa hora, la meditación del día debería estar terminada antes de la misma.
    Por tanto creo que el problema esta en la dificultad que me he auto-impuesto al escribir estos tres niveles de práctica estoica:

    • La cita estoica, quizá lo que más me gusta, porque de verdad me da unos minutos de reflexión sobre algo corto que he leído. Esto no lo tocaría. Además cumple doble función dentro de la práctica estoica.
    • Las experiencias del día: La más dura, puesto que es la verdadera meditación y la que me hace abrir en canal la experiencia del día para ver el nivel de «virtuosismo» (o vicio) alcanzado a lo largo del día. Es un mal trago, porque en cierto sentido, es como presentarse a mi juzgado personal para que el juez me de el veredicto.
    • La meditación del día: Esta parte quizá es la que más me pesa: Tener que estar sacando conclusiones todos los días, en cierto sentido, es la que le da un «nivel» de calidad de contenido a la página puesto que me abstraigo de mi experiencia personal, y doy mis reflexiones acerca de temas específicos de estoicismo, pero tengo que reconocer que han habido prácticamente algo menos de la mitad de los días, que he no he sabido por donde meterle mano. Esto es a lo que se enfrentan la mayoría de los «Bloggers» que escriben a diario, pero realmente no era mi objetivo: Dado que en realidad esto es una página para mis reflexiones personales y que si alguien encuentra interés en la lectura, pueda seguir como voy generando y construyendo una propuesta tanto para un tratamiento como para una mejora personal, en base a una idea originaria del Estoicismo
    • Conclusión: La meditación estoica, tengo que reformularla, no se muy bien, si uniendo la experiencia del día con la meditación, o no escribiendo meditaciones diarias, solo citas y experiencias diarias y meditaciones 3 o 4 veces en semana. El objetivo es no superar las 1000 palabras por mensaje sumando todo el texto completo
  • Por otro lado, tenemos la Meditación de Consciencia Plena o Mindfulness: 20 minutos + la preparación que viene a ser unos 30 minutos. Esto es como salir a hacer deporte: Pesa mucho, pero sabes que hay que hacerlo por seguir progresando. De aquí hay que sacar muchísima fuerza de voluntad, y en el punto que me encuentro, apenas saco ya beneficios en el día a día. Más bien estoy como en una llanura, que de vez en cuando se agradece porque se nota como afecta en el desempeño general del día, pero generalmente ya no es apenas perceptible. Antes apenas llegaba a los 15 minutos diarios, pero desde este 2017 que me «auto.-impuse» superar los 20 minutos, el tema esta cuesta arriba. En este sentido esta práctica es fundamental
  • Los lazos sociales. Aquí si que hay días que estoy perdiendo entre 10 minutos o una hora. Depende cuanto me lie en la conversación. Debo tener más «cuidado» y acortar los tiempos al máximo, quizá simplemente exponiendo algo, y dando respuesta como mucho. Quizá en un futuro si esta página empieza a tener más discusión pueda servir la misma para cumplir un poco con la acción
  • Finalmente la lectura diaria: Que sumada a la meditación Estoica, hablamos de otra media hora. Si es cierto que siempre ha dicho que simplemente leer 1 hora al día es un buen hábito diario a adquirir. Pero son tantos buenos hábitos… de momento estoy intentando aprovechar momentos «muertos» para meter esa media hora de lectura, e intento que este alineada con la Meditación del día para que me aporte algo para escribir. Dudo que vaya a eliminar esta práctica, lo que no tengo claro es si acortarla a menos de 30 minutos, a pongamos, 20 minutos al día.

El problema como puedo observar en este punto, es que estas 4 prácticas hay días que me han llegado a consumir casi 4 horas, y esto no es sostenible. Si supero la hora y media con estas prácticas, lo acabare dejando a medio plazo: Son un duro golpe para la motivación estoica y alimento para la procrastinación.

Luego las mini-prácticas, que no duran demasiado:

  • La perspectiva cósmica, y la vista desde arriba: Sinceramente de momento no me dicen gran cosa. Si es cierto y reconozco que parece que me están abriendo un poco más a terceras personas. Me gusta recordar algunas caras de personas variopintas que me encuentro por la calle , para luego aplicarlas durante la práctica de la Perspectiva Cósmica, y sentir como hago un pequeño esfuerzo de integrarlas en círculos más internos pese a que ni las conozco, como un acto de cosmopolitanismo.
  • Finalmente la práctica de de la Visualización Negativa: Una práctica que es un poco pesada, confusa, y dura a partes iguales. Creo que todo el mundo que ejecuta prácticas de esta característica coincidirá conmigo que esta práctica es la que más duda genera, pero que es de las más importantes. A mi personalmente no solo me parece inútil en la actualidad sino que a veces pienso que puede ser contraproducente. Por ejemplo: Llevo casi una semana visualizándome como al comer pescado una espina se me queda clavada en la traquea y tengo que ir de urgencia a que me la extraigan con el suplicio que esto conlleva. Ayer comiendo en familia me pusieron un pescado, y mi pensamiento interno fue: «Veras tu como me trague una espina lo paradójico que va a ser todo». En cierto sentido es como que estoy un poco más alerta de lo natural. Estoy ensalzando mis miedos a determinados aspectos específicos de la vida, pero no evadiéndolos sino enfrentándolos. Lo mismo hago otra visualización de pensar como meto el brazo en el horno y sin querer se me cae la bandeja y me abrasa medio antebrazo: Pero no por ello dejo de seguir sacando cosas del horno en el día a día: Solo que reconozco que mi nivel de alerta esta un punto por encima. ¿Será esto positivo o negativo? El tiempo lo dirá.

En este punto, podría quedar bastante clara una cosa: Aunque las prácticas son necesidad para mejorar en base al progreso de la Virtud, verse sobrepasado en capacidades también irá en detrimento de la motivación estoica y en consecuencia, de la Virtud. Por tanto en conclusión:

  1. La meditación estoica, seguramente baje a 1000 palabras o menos, fusione la experiencia del día con la meditación cuando tengan algo que ver entre si (como hoy), o las mantendré separadas y cortas cuando no
  2. La mini-actividades hay que seguir haciéndolas aunque pesen
  3. La actividad de Mindfulness quizá la alterne en cantidad de tiempo: 10 minutos algunos días, 20 minutos otros y 30 minutos incluso también. Lo malo que conociéndome si me doy pie a 10 minutos, al final acabarán siendo 10 minutos todos los días, pero en el otro lado, forzándome a 20, soy consciente que al final habrá días que no habrá ni 20 ni 10, asi que difícil decisión a la cual todavía no he tomado una conclusión.
  4. Y reducir al mínimo los lazos sociales de momento y quizá limitar a 20 minutos también el tiempo de lectura sobre todo entre semana.

Evidentemente, nadie dijo que fuera a ser un camino de rosas. Se me junta mi actividad diaria, mis quehaceres caseros, incluso mi actividad física (que reconozco que desde que empece el año he hecho 0% y esto evidentemente tampoco es positivo porque pensándolo fríamente veo como la práctica estoica se ha «adueñado» alegremente del tiempo para ejercitarme), y como no, el tiempo para distenderme y el deleite, como también indica Seneca en sus textos: Una parte esencia de la disciplina de la Motivación Estoica para enfrentarse adecuadamente a la falta de animo y la procrastinación

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debe realizar el rompecabezas siguiente. Simplemente coloque las fichas con el raton en su sitio, no hace falta que encaje perfecto y al terminar pulsa en el botón para Confirmar